Sol y sistema inmunológico

¿Cómo afecta el sol al sistema inmunológico?

La radiación UV es capaz de producir un efecto inmunosupresor a nivel local y sistémico (UVA y UVB). Estos efectos inmunorreguladores de la radiación UV pueden resultar en ocasiones beneficiosos para la salud, ya que favorecen la tolerancia a los antígenos de contacto y modulan las reacciones autoinflamatorias o autoinmunitarias. De hecho, estos efectos se aprovechan en el ámbito terapéutico.

 

Sin embargo, cuando los efectos inmunosupresores producidos son más severos, las radiaciones UV no sólo pueden agravar algunas enfermedades infecciosas, sino también reducir la eficacia de las vacunas, y promover el desarrollo de cánceres cutáneos.

¿Cómo afecta el sol al sistema inmunológico?

La radiación UV es capaz de producir un efecto inmunosupresor a nivel local y sistémico (UVA y UVB). Estos efectos inmunorreguladores de la radiación UV pueden resultar en ocasiones beneficiosos para la salud, ya que favorecen la tolerancia a los antígenos de contacto y modulan las reacciones autoinflamatorias o autoinmunitarias. De hecho, estos efectos se aprovechan en el ámbito terapéutico.

 

Sin embargo, cuando los efectos inmunosupresores producidos son más severos, las radiaciones UV no sólo pueden agravar algunas enfermedades infecciosas, sino también reducir la eficacia de las vacunas, y promover el desarrollo de cánceres cutáneos.