Recomendaciones de la OMS

Evitar el uso de cabinas de bronceado artificial

Emplear un conjunto de medidas de fotoprotección cuando el índice UV solar alcance niveles de peligrosidad para la salud:

Reducir la exposición solar a mediodía

Resguardarse bajo de sombras

Usar de sombrero y prendas de vestir

Llevar de gafas de sol

Aplicar cremas solares

Estas medidas deben aplicarse siempre que se realice alguna actividad al aire libre, sea laboral o recreativa.

Los infantes y las personas de piel más clara deben extremar las precauciones frente a las radiaciones ultravioletas.

Cabe señalar que una exposición nula a las radiaciones ultravioletas no tendría como consecuencia una carga de morbilidad mínima, sino una elevada carga de morbilidad debida a las enfermedades relacionadas con la carencia de vitamina D.

La protección solar no puede derivar en una reducción de la actividad física, habida cuenta de los grandes beneficios para la salud física y psíquica que comporta el ejercicio físico.