Efectos del daño solar en la piel

EFECTOS AGUDOS:

Quemadura solar (UVB)

 

Es un efecto a corto plazo del daño celular agudo ocasionado por las radiaciones UVB en la piel.

¿Qué daños ocasiona?

La quemadura solar es un efecto a corto plazo del daño celular agudo ocasionado por las radiaciones UVB en la piel. Se trata de una reacción inflamatoria que se desencadena de cuatro a ocho horas tras la exposición solar y se manifiesta con un enrojecimiento doloroso de la piel, que en ocasiones puede acompañarse de fiebre y ampollas.

La gravedad de la quemadura solar depende de la cantidad de irradiación UVB recibida como de la capacidad de defensa de la piel frente a las mismas. Más allá de las molestias agudas, las quemaduras solares tienen importancia por el riesgo que añaden de desarrollar cáncer de piel con el paso del tiempo, especialmente cuando éstas ocurren durante la infancia o en la adolescencia.

Bronceado solar (UVA)

 

Acelera el envejecimiento de la piel con aparición precoz de arrugas y manchas, y el bronceado excesivo puede ocasionar cáncer de piel.

¿Qué daños ocasiona?

La melanina es el pigmento natural de la piel, sintetizada por los melanocitos epidérmicos, es la mejor defensa de la piel frente a las radiaciones ultravioletas. La exposición a la radiación ultravioleta estimula la producción de melanina, lo que se traduce en un aumento de la pigmentación basal de la piel que conocemos como bronceado. El bronceado es una respuesta adaptativa de la piel frente a la agresión solar.

 

Existen dos tipos de bronceado: uno inmediato y otro retardado. El primero se inicia a los 30 minutos de la exposición, es debido a los rayos UVA y se atenúa en pocas horas. El bronceado retardado se inicia a los 2-3 días; es debido a los rayos UVB y es más duradero.

 

En cualquier caso, la síntesis de nueva melanina se inicia una vez que se ha dañado el material genético celular, en respuesta a los fotoproductos que se generan tras la rotura de las cadenas de ADN. El bronceado solar acelera el envejecimiento de la piel con aparición precoz de arrugas y manchas, y el bronceado excesivo puede ocasionar cáncer de piel.

EFECTOS CRÓNICOS:

Fotoenvejecimiento (UVA)

 

Está caracterizado por un conjunto de alteraciones en la apariencia y las funciones de la piel.

¿Qué daños ocasiona?

El fotoenvejecimiento cutáneo está caracterizado por un conjunto de alteraciones en la apariencia y las funciones de la piel. Los primeros signos del fotoenvejecimiento comienzan en torno a los 20 años y se incrementan con el tiempo, siendo más evidentes en las áreas de piel más expuestas. Son signos de fotoenvejecimiento:

  • Arrugas profundas y gruesas.
  • Dilatación vascular y una mayor tendencia al enrojecimiento.
  • Adelgazamiento, pérdida de elasticidad y mayor sequedad.
  • Manchas solares y queratosis actínicas.

Cáncer cutáneo (UVA y UVB)

 

Enfermedad maligna producida por la división y crecimiento descontrolado de las células que la forman.

¿Qué daños ocasiona?

El cáncer cutáneo es una enfermedad maligna producida por la división y crecimiento descontrolado de las células que la forman, con capacidad para invadir los tejidos y estructuras sanas de alrededor y en algunos casos, a otros órganos a distancia.

 

Existen diferentes tipos de cáncer de piel, pero a grandes rasgos, se clasifican en dos grupos: los melanomas y los carcinomas cutáneos. En ambos tipos, el principal factor de riesgo implicado en su aparición son las radiaciones solares (fundamental en los carcinomas) sobre todo las de tipo B (UVB) y las de tipo A (UVA). En la piel, estas radiaciones son capaces de producir mutaciones en el material genético (ADN) de las distintas células que componen la piel e impedir su reparación, iniciándose así el proceso de la carcinogénesis o formación de un cáncer.