Protégete del sol

Examina regularmente tu piel

Si adviertes cambios de color, tamaño, forma o algún síntoma (picor, sangrado o cambio de tamaño) en un lunar, consulta a tu médico.

Conoce cuál es tu fototipo cutáneo

Hay 6 fototipos del I al VI. Si tienes un fototipo I o II deberás poner especial atención a tu protección.

Consulta el índice ultravioleta (UVI)

Si éste alcanza un valor de 3 debes comenzar a protegerte, y por encima de 7 has de extremar las precauciones. Consulta el UVI diario en: aemet

Evita tomar el sol en las horas de máxima irradiación

Entre las 12.00 a las 16.00h, que los rayos del sol inciden más verticalmente y pueden ser más dañinos para la piel y ojos, permanece a la sombra y emplea medidas adecuadas de protección solar.

Evita el uso de cabinas de bronceado artificial

La exposición a la radiación UVA acelera el envejecimiento de la piel y aumenta el riesgo de melanoma.

Bebe abundante agua y zumos de frutas

Una alimentación adecuada te ayudará a compensar ell estrés oxidativo provocado por las radiaciones ultravioletas.

Sigue una alimentación saludable

Una dieta rica en antioxidantes ayuda a amortiguar el daño solar y los efectos fotoxidativos relacionados con la exposición a las RUV. Consulta con tu nutricionista o farmacéutico.

Mantén tus niveles de vitamina D

Normalmente basta una exposición solar diaria de unos 20 minutos al día de una superficie de piel correspondiente a la cara y los antebrazos. Consulta con tu médico de familia.

Ten cuidado con los medicamentos

Algunos medicamentos contienen principios químicos que en presencia del sol pueden generar reacciones de fotosensibilidad. Lee el prospectos antes de exponerte al sol y consulta a tu médica o farmacéutico.

Utiliza cremas de alta protección

Utiliza cremas de alta protección (FPS>15) con filtros UVA y UVB. Aplícala 30 minutos antes de la exposición y renuévala cada 2 horas y después del baño.

Resguárdate en la sombra

La mejor sombra es la que proviene de los árboles. Las sombrillas de calle y de playa proveen una sombra limitada, pero a menudo son el único modo de sombrearse en lugares públicos.

Cuida tu atuendo

Usa ropa holgada y amplia: camisetas o camisas que cubran al menos hasta los codos, pantalones o faldas que cubran al menos hasta las rodillas. En el trabajo y en la práctica deportiva, opta por tejidos técnicos que filtren al menos un 95% a un 97% de las RUV (FPU 20+ 40+).

Usa gafas de sol

El globo ocular se deteriora con la exposición a las radiaciones UV. Elige de gafas de sol de diseño amplio y cristales homologados CE categorías 2, 3, 4 que filtren el 98% de las RUV.

Usa sombrero

Los sombreros que ofrecen la mejor protección son los de ala ancha tipo explorador, también son buenas opciones de tipo surf y legionario. Las gorras de béisbol descubren las orejas y mejillas.

Examina regularmente tu piel

Si adviertes cambios de color, tamaño, forma o algún síntoma (picor, sangrado o cambio de tamaño) en un lunar, consulta a tu médico.

Conoce cuál es tu fototipo cutáneo

Hay 6 fototipos del I al VI. Si tienes un fototipo I o II deberás poner especial atención a tu protección.

Consulta el índice ultravioleta (UVI)

Si éste alcanza un valor de 3 debes comenzar a protegerte, y por encima de 7 has de extremar las precauciones. Consulta el UVI diario en: aemet

Evita tomar el sol en las horas de máxima irradiación

Entre las 12.00 a las 16.00h, que los rayos del sol inciden más verticalmente y pueden ser más dañinos para la piel y ojos, permanece a la sombra y emplea medidas adecuadas de protección solar.

Evita el uso de cabinas de bronceado artificial

La exposición a la radiación UVA acelera el envejecimiento de la piel y aumenta el riesgo de melanoma.

Bebe abundante agua y zumos de frutas

Una alimentación adecuada te ayudará a compensar ell estrés oxidativo provocado por las radiaciones ultravioletas.

Mantén tus niveles de vitamina D

Normalmente basta una exposición solar diaria de unos 20 minutos al día de una superficie de piel correspondiente a la cara y los antebrazos. Consulta con tu médico de familia.

Sigue una alimentación saludable

Una dieta rica en antioxidantes ayuda a amortiguar el daño solar y los efectos fotoxidativos relacionados con la exposición a las RUV. Consulta con tu nutricionista o farmacéutico.

Ten cuidado con los medicamentos

Algunos medicamentos contienen principios químicos que en presencia del sol pueden generar reacciones de fotosensibilidad. Lee el prospectos antes de exponerte al sol y consulta a tu médica o farmacéutico.

Utiliza cremas de alta protección

Utiliza cremas de alta protección (FPS>15) con filtros UVA y UVB. Aplícala 30 minutos antes de la exposición y renuévala cada 2 horas y después del baño.

Resguárdate en la sombra

La mejor sombra es la que proviene de los árboles. Las sombrillas de calle y de playa proveen una sombra limitada, pero a menudo son el único modo de sombrearse en lugares públicos.

Cuida tu atuendo

Usa ropa holgada y amplia: camisetas o camisas que cubran al menos hasta los codos, pantalones o faldas que cubran al menos hasta las rodillas. En el trabajo y en la práctica deportiva, opta por tejidos técnicos que filtren al menos un 95% a un 97% de las RUV (FPU 20+ 40+).

Usa gafas de sol

El globo ocular se deteriora con la exposición a las radiaciones UV. Elige de gafas de sol de diseño amplio y cristales homologados CE categorías 2, 3, 4 que filtren el 98% de las RUV.

Usa sombrero

Los sombreros que ofrecen la mejor protección son los de ala ancha tipo explorador, también son buenas opciones de tipo surf y legionario. Las gorras de béisbol descubren las orejas y mejillas.