Riesgo extremo

Tan solo una quemadura solar en la infancia o en la adolescencia, duplica el riesgo de melanoma en etapas posteriores de la vida.

Los baños en la playa, los deportes al aire libre y los trabajos en el exterior son prácticas de riesgo de cáncer de piel si no se emplean las medidad adecuadas de fotoprotección.

El uso de cabinas de bronceado artificial en menores de 35 años incrementa en un 85% el riesgo de melanoma.